Las conmociones cerebrales pueden pasarle a cualquiera, no solo a los futbolistas

5 de septiembre de 2018

LEAWOOD, Kansas, 5 de septiembre de 2018 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- Imagine esto: su hijo está jugando un partido de fútbol o de baloncesto. Cuando avanza para patear el balón o detener un tiro del equipo rival, choca accidentalmente con otro jugador y ambos caen al suelo, atolondrados y un poco aturdidos. O esto: conduciendo hacia su casa, le chocan el auto por detrás y la colisión lo lanza violentamente hacia delante y hacia atrás, y lo deja con un dolor de cabeza y mareado.

¿Qué tienen en común estas situaciones? Ambas pueden causar una conmoción cerebral, una lesión traumática en el cerebro a consecuencia de un choque, un golpe o una sacudida en la cabeza o en el cuerpo que hace que la cabeza y el cerebro se muevan rápidamente hacia delante y hacia atrás.

"Las conmociones cerebrales le pueden pasar a cualquiera, durante cualquier actividad", dice la doctora Melinda Dunn, que es médico de familia en Overland Park, Kansas. "No hay que estar practicando un deporte: puede ser una caída u otro accidente. Aun si es una conmoción leve, puede tener graves consecuencias".

Como médico de familia, Dunn atiende a pacientes de todas las edades, desde bebés y niños pequeños, hasta adolescentes, adultos y adultos mayores. Dunn está entrenada para atender una gran variedad de problemas de salud, entre ellos condiciones de salud crónicas como la diabetes y la alta presión arterial, y lesiones graves como conmociones cerebrales.

Mientras los estudiantes regresan a la escuela y comienzan los deportes en equipo del otoño, es sumamente importante que los padres estén conscientes de las causas y los síntomas de una conmoción cerebral. Según familydoctor.org, más de la mitad de las visitas a salas de emergencia por lesiones cerebrales traumáticas son de niños entre 5 y 18 años. Aunque generalmente oímos de esas lesiones en noticias sobre el fútbol, las conmociones cerebrales pueden suceder casi en cualquier deporte o actividad.

Es importante saber qué buscar después de recibir un golpe en la cabeza para tomar medidas que eviten un daño aún mayor en el futuro. Los síntomas de una conmoción cerebral pueden ser dolor de cabeza, problemas de concentración, pérdida de la memoria, aspecto de aturdimiento, confusión, mareos o problemas de equilibrio, visión borrosa, náuseas, sensibilidad a la luz o al ruido y cambios del estado de ánimo, la conducta o el sueño. Las señales pueden aparecer poco después de sufrir la lesión, pero es posible que algunos síntomas no se presenten hasta después de varias horas o hasta días.

Si sospecha que se ha producido una conmoción cerebral, visite a su médico de familia. Esté preparado para contarle lo que pasó, así como para explicarle qué síntomas están presentes. Si el incidente ocurrió durante un evento deportivo, los padres no deben dejar que su hijo regrese a jugar hasta que el médico dé su aprobación.

Cuando alguien ha sufrido una conmoción cerebral, el riesgo de sufrir otra aumenta. Y una segunda conmoción cerebral puede ser más severa.

"La seguridad siempre debe ser la primera prioridad", dice Dunn. "No hay forma garantizada de prevenir una conmoción cerebral, pero puede reducir el riesgo usando equipos protectores que ajusten bien, como un casco, y usando siempre el cinturón de seguridad".

Para más información sobre los síntomas, las causas, la prevención y el tratamiento de la conmoción cerebral, entre en familydoctor.org.

Acerca de la American Academy of Family Physicians
Fundada en 1947, la Academia Americana de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) representa a 131,400 médicos y estudiantes de medicina en todo el país, y es la única sociedad médica dedicada exclusivamente a la atención médica primaria.

Los médicos de familia realizan aproximadamente una de cada cinco del total de visitas a consultorios médicos en los Estados Unidos cada año, más que cualquier otra especialidad. Los médicos de familia proporcionan una atención médica integral, económica y basada en evidencia, dedicada a mejorar la salud de los pacientes, las familias y las comunidades. La piedra angular de la medicina familiar es una relación continua y personal entre el paciente y el médico, en la que el médico de familia es el centro del equipo de atención integrada de cada paciente. Más norteamericanos dependen de los médicos de familia que de cualquier otra especialidad médica.

Para más detalles sobre la AAFP y la medicina familiar, visite www.aafp.org/media. Síganos en Twitter e indique me gusta en Facebook. Para información sobre cuidado de la salud, condiciones de salud y bienestar, visite el premiado sitio web del consumidor de la AAFP, www.familydoctor.org.

 

FUENTE American Academy of Family Physicians

Teléfono

+305-878-2793

Correo electrónico

jessica.alas@prnewswire.com

Síguenos

Dirección

350 Hudson Street 3º piso.
New York, NY 10014